Siempre joven

Seguidores

viernes, 1 de octubre de 2010

Deseé...


Todo lo que sucediera a mi alrededor me daba igual; solo me importaba estar junto a él.
En aquel rincón me abrazó. Sentí como se excitaba con tan solo mirarme. Se acercó nuevamente hacia mí, y con una voz suave me susurró "te quiero" al oído.
Fue besándome las mejillas hasta casi llegar a mis labios. Me miró a los ojos y me besó. En ese momento sentí algo verdaderamente bonito, algo que no se puede explicar con palabras...
Ese beso para mí fue único, inolvidable; pero supongo que el primer beso nunca se olvida, permanece en tu mente como un precioso recuerdo el cual resulta imposible borrar.
Fue un beso apasionado, sus labios contra los míos y las manos entrelazadas en mi cintura. Primero con timidez, con abierta osadía más tarde, las lenguas cruzaron la frontera de los dientes. Mientras él besaba mis labios, yo saboreaba su boca; fue bajando sus manos más allá de mi cintura, y yo le estreché entre mis brazos.
Deseé que ese momento nunca terminara..

No hay comentarios:

Publicar un comentario